Zwarte Piet en tiempos de globalización

jerarquia-de-racismo¿Llegaremos alguna vez a vivir en un mundo en el que no exista la más mínima sombra de racismo, un mundo en el que nadie se fije en qué color de piel, qué tipo de cabello tienen los otros, en el que estos rasgos externos no le importen a nadie? A juzgar por lo que se ve en estos tiempos no creo que nos podamos hacer muchas ilusiones. Sigue leyendo

Sadiq Khan – ¿Hay que tenerle miedo a Eurabia?

220px-Eurabia_Flag
Wikipedia

En su excelente –aunque pérfida– novela Soumission, el escritor francés Michel Houellebecq imagina una Francia gobernada por un presidente islámico. Este sería el comienzo de la islamización de Europa que pondría fin a la trayectoria de los valores democráticos que durante siglos ha venido forjando el mundo occidental. Sigue leyendo

Los refugiados de Berlín

Displaced_Persons_and_Refugees_in_Germany_BU6638
Desplazados y refugiados en Alemania, 1945

El otro día, casi por casualidad terminé entrando en uno de los centros de refugiados que hay en el sector de Pankow, en Berlín. Las instalaciones del gimnasio de un colegio vecino fueron adaptadas para alojar a las cerca de 200 personas que ahora viven ahí desde hace meses en una especie de limbo, a la espera de que el Estado alemán les resuelva de algún modo el futuro. Pero como un centro deportivo está concebido para ser un espacio en el que la gente va a practicar un deporte y después se va para su casa, y no como lugar de residencia, las condiciones de vida de estas 200 personas, entre las cuales bastantes niños, no son muy acogedoras por decir lo menos. Sigue leyendo

PEGIDA, el miedo al islam, y el ‘políticamente incorrecto’ Charlie Hebdo

pegida-dresden102_v-webl_zc-26113564Por una curiosa coincidencia, el mismo día en que el escritor francés Michel Houellebecq publicaba su libro Soumission, dos fundamentalistas islámicos asesinaban a los dibujantes de Charlie Hebdo. Una coincidencia interesante porque hay bastante en común entre Houellebecq y Charlie. Ambos son conocidos provocadores y comparten una crítica burlona a diestra y siniestra. De la pluma cáustica e irónica del uno y el otro no se salva nadie, los extremistas musulmanes entre otros. Sigue leyendo