Arte y cambio climático

Foto de: Utopia By Cho, Unsplash —

En estos años, muchos artistas buscan conexiones líricas entre sus narrativas personales, sus intenciones estéticas y los hechos de la actualidad. La migración, los conflictos, la pobreza, la degradación del medio ambiente, la extinción de especies, aparecen con frecuencia representados de uno u otro modo en sus trabajos. Se habla de ‘artivismo’, que no hay que entender como un compromiso con alguna ideología o tendencia política, como sucedió en los años del arte del llamado ‘realismo socialista’, sino como un compromiso del artista con la vida, la naturaleza, y la libertad de todos, tanto humanos como animales.

Uno de los más famosos artivistas hoy día podría ser el danés Olafur Eliasson, que concibió una obra como Ice Watch (2014) para llamar la atención sobre los efectos del cambio climático. Una instalación de doce enormes bloques de hielo, que se desprendieron de la capa de hielo de Groenlandia, dispuestos como números en el cuadrante de un reloj. Al derretirse paulatinamente, la instalación (que se expuso en ciudades como París y Londres) sugiere al espectador un testimonio tangible y directo de los efectos del cambio climático.

Ice Watch – La imagen proviene de la web del artista: olafureliasson.net

Los artistas pueden comunicarse de una manera que los científicos no pueden. La frase no es mía, la encontré por ahí el otro día en la marea de Internet. Y la recordé esta mañana cuando intentaba escribir esta nota sobre arte y cambio climático. En efecto, creo que una creación artística, como la de Eliasson dice mucho sobre el calentamiento del planeta. Así como esta Pirámide de Basura que reproduzco aquí abajo, de la artista Bahia Shehab, puede decir más que un informe especializado sobre el consumismo y la generación de desechos.


Pyramide of Garbage, Instalación en El Cairo de la artista Bahia Shehab, en https://fineacts.co/pyramids-of-garbage – en este link se puede ver el proceso de creación de la pirámide.

Hace unas semanas, el periódico El País reseñó la obra del fotógrafo-artista irlandés, Richard Mosse, a propósito de su trabajo más reciente titulado, Tristes Trópicos. A medio camino entre arte y reportaje, Mosse pone aquí el ojo del artista en la destrucción del Amazonas.

Burnt Pantanal II, Fotografía de la serie Tristes Trópicos. Imagen aérea de El Pantanal brasilero después de un incendio, Richard Mosse

Esta imagen “no es un manifiesto político”, como dijo el mismo Mosse, pero es una clara denuncia de un crimen medioambiental, lo que hoy se conoce como ecocidio. Los “colores vivos y estridentes se acompañan de otros que encierran una siniestra melancolía. Componen una paleta que nos habla de la belleza y también de la tragedia”.

El año 2020 fue particularmente agresivo en materia de incendios de selvas y bosques en todo el mundo. Los incendios en la Amazonia son graves porque esa región todavía se percibe como el pulmón del planeta. Si se comparan las fotos de la Amazonia de hace veinte años con las actuales, no puede uno menos que pensar que hoy el pulmón del mundo ya se asemeja más al pulmón de un viejo fumador afectado de una enfermedad terminal. A finales de 2020, una cuarta parte de El Pantanal (el humedal más extenso del mundo) en la región amazónica de Matto Groso, un territorio fundamental para el balance ecológico del Amazonas, quedó destruido por incendios. Según la Coalición Global por los Bosques, una organización ambientalista con presencia en esa región, la responsabilidad de los incendios recae entre otras cosas, en la deforestación y en las prácticas de acaparamiento de tierras para cultivos de soya y producción ganadera, actividades que se han extendido la última década en la zona. Que se produzcan incendios en una región por naturaleza muy húmeda como es un pantano debería ser motivo para suspender allí inmediatamente toda actividad económica que estimule los incendios.

No se va a salvar el planeta exponiendo obras de arte. De hecho, la creación y exposición de estas mega instalaciones conllevan un alto costo ambiental. (Pero este es otro tema) De todas maneras, éstas sirven al menos como señal de que algo está pasando, y que tal vez aún es posible cambiar el curso de esos sucesos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .