¿’Sex Education’? ¿Qué tal una serie ‘Climate Education’?

Si eres un adolescente en estos tiempos probablemente estés siendo bombardeado a toda hora con información sobre tu sexualidad. Pues resulta que puede que seas gay, no-binario, fluido, bisexual, diverso, y hasta completamente asexual o un simple anticuado hetero…, y no lo sabías. En la súper exitosa serie de Netflix, Sex Education, los alumnos del colegio británico Moordale aprenden cómo lavarse el culo para prepararse para sexo anal, y otras prácticas que involucran de muchas maneras penes, clítoris y vaginas.

Bueno, la idea de la serie es que los chicos y chicas aprendan a encontrar su identidad sexual. Pues parece que eso no siempre es muy evidente para todos. Y —sin duda lo mejor de la serie— aprendan a aceptar la propia y la de los otros. En breve, a aceptar que es normal ser queer, aunque, ¿no es esto semánticamente contradictorio?

El hecho de que ahora se hable tanto de sexo (se ha vuelto algo omnipresente en todas partes) está consiguiendo como resultado positivo que el tema se esté volviendo normal. Que el sexo, en cualquier variante por queer que parezca, no resulte escandaloso porque, en fin de cuentas, el sexo es parte natural de la vida. Así de sencillo.

No es mi intención aquí hacer una crítica cinematográfica de la serie, ni referirme a la calidad científica de la información que ofrece sobre la sexualidad. Sobre esto se puede encontrar bastante literatura en Internet. Lo que me interesa es resaltar el hecho de que una serie sobre sexo para adolescentes tenga tal repercusión, genere tal fascinación entre los jóvenes en todo el mundo, y sea tema diario de conversación. Cuando se termine esta serie, sin duda vendrán otras por el estilo, porque hablar de sexo está de moda. Hoy día nadie se escandaliza al ver a famosos actores y actrices practicar explícitamente en la pantalla sexo queer. Algo impensable hace solo unas pocas décadas. Lo dicho: el sexo se ha domesticado.

Si la sociedad ha logrado esto con el sexo con ayuda de películas y series cool de difusión masiva, ¿por qué no hacer algo parecido con la crisis del clima? Es decir, volverla tema de todos los días, a toda hora; tratarla en películas y series de televisión protagonizadas por actores y actrices adolescentes lindas, que se lo pasan todo el día en el colegio hablando y haciendo proyectos de estudio (ahora no sobre los diferentes tipos de vulvas y vaginas) sobre las consecuencias del calentamiento global, y qué pueden hacer ellos para cambiar el curso de la crisis ecológica en la que viven. Actores y actrices que representan a personajes que se organizan para protestar pacíficamente, hacer huelgas y exigir cambios en las políticas económicas que se basan en la destrucción. Que organizan campañas en contra de la inversión en la industria de energía fósil, o contra la deforestación de los grandes bosques del planeta para sembrar palma, soya o instalar monstruosos negocios de ganadería, como sucede en el Amazonas. En lo que queda del Amazonas.

Foto de, Callum Shaw, en Unsplash

Que los chicos se preocupen y se ocupen a diario de los problemas del planeta en el que viven, aunque no sea sino por instinto de supervivencia. Después de todo, es su generación la que más va a padecer en un futuro cercano por la contaminación del ambiente y la pérdida de naturaleza. Una serie así procuraría no generar ansiedad entre los jóvenes por la catástrofe ambiental que les depara un futuro incierto, sino educar en el tema, al igual a como en Sex Education los chicos van perdiendo la ansiedad por el sexo a medida que van aprendiendo cómo afrontarlo. Un poco de humor también no vendría mal.

¿Cuántas Greta Thunberg hay en el mundo? Yo diría que poquísimas. Y hoy lo que se necesita es que todos los adolescentes se conviertan en Gretas Thunbergs. El último informe de Naciones Unidas sobre el clima concluye que la humanidad hoy se encuentra en un estatus de ‘código rojo’. Esto suena alarmante. Sin embargo, todo sigue como de costumbre. ¿Cuánta gente, jóvenes y adultos, hace parte de organizaciones de activistas como Extinction Rebellion y otras por el estilo? ¿Cuánta gente recibe, comenta y difunde la información de las grandes ONG ambientalistas como Greenpeace que denuncian la devastación de los mares, selvas y todo lo que sea comercialmente explotable en el mundo?

Así que una Climate Education no vendría mal. A ver si logramos interesar más a los chicos y chicas de la clase media acomodada de los países ricos (como los que salen en Sex Education) para que se comprometan con una realidad de la que hacen parte, aunque todavía no se hayan dado cuenta. Y que follen con quien quieran y como quieran, pero el resto del tiempo, que se ocupen, por favor, de la crisis climática que nos está llevando a la extinción.

Foto de Markus Spiske, en Unsplash

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.