Un disparo que cambió el curso de la historia

Una protesta estudiantil que se tornó violenta, un disparo, un muerto. Berlín, 2 de junio de 1967. El caído: Benno Ohnesorg, un estudiante de 26 años de la Universidad Libre de Berlín. Ese día, la que pudo haber sido una protesta callejera más, se transformó en el inicio de un proceso de radicalización del movimiento estudiantil de izquierda alemán cuyas sangrientas consecuencias se dejarían sentir muy pronto. Seguir leyendo “Un disparo que cambió el curso de la historia”

Anuncios

El dilema de Gustavo Dudamel

dudamel
Gustavo Dudamel – pbs.org

El derecho a quedarse callado

Me imagino que el director de orquesta venezolano, Gustavo Dudamel, se encuentra en una situación parecida a la que se encontraban muchos artistas en los años del nazismo en Alemania. No se identificaban necesariamente con la ideología y las políticas del régimen pero optaron por no asumir una posición crítica frente a éste por temor a perder la oportunidad de seguir trabajando en proyectos que dependían de la buena voluntad (léase, financiación) del régimen. Seguir leyendo “El dilema de Gustavo Dudamel”

Handel en tiempos de fútbol

2014-FIFA_World_Cup¡A quién se le ocurre ir a la ópera en medio de la Copa Mundial en Brasil!

Orlando FestNo hay dos espectáculos más divergentes que una ópera y un partido de fútbol. Y no precisamente por el precio de las entradas, porque si bien en materia de espectáculos de música clásica la ópera es siempre el más caro de todos, según entiendo los tiquetes de entrada a un estadio de fútbol no son precisamente regalados. Y qué decir cuando se trata de una competición mundial. Con lo que se gasta un fanático del fútbol viajando hoy desde cualquier país del mundo al Brasil a ver, digamos, tres partidos de la Copa, un amante de la ópera podría disfrutar de toda la temporada en Salzburgo (cuyos precios son exorbitantes) en un hotel de varias estrellas, comiendo y bebiendo en los mejores restaurantes de la ciudad. Y además de los precios, creo que es posible decir que tampoco en el goce de estas dos experiencias debe haber mucha diferencia. Las emociones que le producen a un amante del fútbol ver jugar a Neymar o a van Persie podrían ser comparables a las emociones que le producen al fanático de la ópera ver a Cecilia Bartoli cantando La Cenerentola de Rossini. Seguir leyendo “Handel en tiempos de fútbol”