Trump, una pesadilla vuelta realidad

trump-flag-editedDesde el 20 de enero pasado, los ciudadanos del mundo nos levantamos por la mañana pendientes de oír las noticias para enterarnos de la nueva atrocidad que se le habrá ocurrido al presidente de los Estados Unidos.*

 

imagesEn esto Donald Trump no nos ha decepcionado. Desde los nombramientos de las figuras más insólitas en los principales cargos de su administración –como Scott Pruitt, un escéptico ideólogo del cambio climático, en la dirección de la agencia de protección del medio ambiente EPA, que es como poner a un lobo a cuidar un rebaño de ovejas–, pasando por las amenazas y humillación a un país vecino y socio comercial como México –¡construirá el muro en la frontera y será pagado por México!– hasta los escandalosos decretos presidenciales del pasado fin de semana relacionados con cacería, veto y deportación de inmigrantes, solicitantes de asilo, y ciudadanos de sietes países del mundo. No es casual que sean países musulmanes.

¡Y pensar que esto es solo el comienzo!

papa1-600x330El papa Francisco dijo en una entrevista reciente en El País que es mejor no juzgar a Trump anticipadamente, que hay que esperar a ver qué pasa. Pero Trump no ha dado espera. Desde mucho antes de ser presidente, cuando solo era un candidato republicano, y desde el mismo día de su posesión, con su discurso cargado de términos agresivos, Trump ha dejado ver desde el principio qué es lo que le depara al mundo su Gobierno.

trumptweetSegún el New York Times, la administración de Trump está ahora preparando nuevos decretos para reducir los fondos a agencias de Naciones Unidas que dependen de esta financiación para hacer su trabajo. Agencias de operaciones de paz, programas de ayuda al desarrollo a determinados países, entre otros, podrían quedar en el aire. De hecho, estos decretos presidenciales sugieren que el señor Trump ha comenzado ya a retirar a los EE.UU. de las organizaciones internacionales. Acuerdos de carácter multilateral como el reciente acuerdo climático de París es un importante blanco de ataque de esta administración. Si Estados Unidos, el segundo país que más emite CO2 se retira, el acuerdo se desmorona.

waterboarding
Politifact.com

Hace unos días estuve escuchando en la BBC radio el programa Have your Say, en el que esta emisora invita a personas a debatir sobre un tema de actualidad. El tema esa noche era la práctica del waterboarding (submarino) como medio de obtener información de un detenido, debido a que Trump quiere que se legalice este procedimiento, que las fuerzas de seguridad puedan aplicarlo legalmente. Oyendo el debate pensaba, cómo puede cambiar el mundo, la manera de pensar de la gente, en cuestión de unos pocos días. Los participantes eran personas comunes y corrientes, unos a favor otros en contra, y era espeluznante oír los argumentos que daban los partidarios del waterboarding. Para ellos, el submarino no es tortura, solo causa un poquito de molestia física, y es sobre todo una forma eficaz de sacar información a los terroristas.

abughraib-wikipedia
Wikipedia

Oyendo este programa, me dije, definitivamente, hemos entrado en una era-Trump. Una nueva época de la historia en la que es normal que la gente proponga que debe hacerse legal maltratar físicamente a otros. Todo el mundo sabe que esto se hace. Que la tortura nunca ha desaparecido de las prácticas militares y policiales de la mayoría de los Gobiernos. Pero en el mundo occidental es algo ilegal. Los torturadores de Abu Ghraib fueron denunciados y acusados, y sometidos a juicio. En la nueva era-Trump este tipo de actos podrían volverse aceptables. Es decir, van a volverse aceptables.

La gente tiende a creer que la historia avanza de manera progresiva, de peor a mejor. Que el presente siempre es mejor que el pasado. La institucionalidad que creó la comunidad internacional en el siglo XX, de la cual hace parte la ONU con toda su arquitectura de agencias destinadas a proteger y garantizar los derechos humanos de todos, mujeres, niños, el respeto a la sociedad civil, que no haya discriminación por razones raciales, étnicas, sexuales, todo eso que hoy aún se encuentra asegurado (aunque solo sea en teoría, pues sabemos que en la práctica hay discriminación de todo tipo) en legislaciones y normativas suscritas por la mayoría de los países del mundo, todo eso podría comenzar a derrumbarse en la era-Trump. Va a derrumbarse. Llevándonos un gran paso atrás en la historia, a épocas en que era legal ser racista, que los maridos les pegaran a las mujeres si “se portaban mal”, como sucede en las sociedades árabes más atrasadas (un modelo que ha comenzado a copiar la Rusia de Putin), y en las que se justificaba la violencia contra gente indefensa.

waterboarding_howtoHasta hace poco la sola idea de legalizar la tortura parecía algo descabellado, inmoral, contra los principios más elementales de respeto a la vida humana. A juzgar por lo dicho en el programa de radio mencionado antes, el debate sobre la tortura ya está perdiendo esta dimensión ética para concentrarse en el tema de su utilidad, ¿es eficaz o no la tortura para obtener información de un detenido?

buchenwald-conmemoracion-1El viernes pasado estuve en Buchenwald, el antiguo campo de concentración nazi que hoy es un monumento y museo. Como todos los años, las autoridades locales ponen flores y coronas para conmemorar el aniversario del holocausto. Unos días antes se produjo en Alemania un pequeño escándalo cuando un líder del partido de extrema derecha, AfD (Alternative für Deutschland) se refirió en términos ambiguos sobre el Monumento al Holocausto de Berlín, “a monument of shame”, dijo. Muchos entendieron sus palabras como que es una vergüenza que Alemania siga dándole tanta atención a la culpa por el holocausto. Por eso, las autoridades del estado de Turingia, donde está Buchenwald, le dejaron saber a la AfD que no eran bienvenidos en la ceremonia de conmemoración. En Alemania y otros países de Europa figuras del estilo de Trump se atreven a ir cada vez un poco más lejos con sus propósitos extremistas, en este caso antisemita.

b-kautskiEsta imagen, con una cita de Benedikt Kautsky, un sobreviviente de los campos de concentración alemanes, la tomé durante mi visita a Buchenwald. La frase me gusta porque sin idealismos, y con una gran sencillez y objetividad sobre la condición humana resume bien la idea de la importancia de crear las condiciones para garantizar el respeto a los derechos de todos.

Con Trump y los partidos extremistas en auge en Europa comienzan a debilitarse esas condiciones que tantos años y esfuerzo le ha tomado a la sociedad occidental construir. Con cada una de las nuevas medidas de su gobierno, Trump le pone sus patas a la diplomacia global.

La otra noche soñé que Donald Trump era presidente de los Estados Unidos, y me desperté pensando que acababa de tener una pesadilla…

……………

*En el primer párrafo de este artículo decía el 17 de enero. Es un error que he corregido, es 20 de enero la fecha de inauguración de la presidencia de Trump.

Anuncios

3 thoughts on “Trump, una pesadilla vuelta realidad

  1. Muy interesante tu reflexión. Hay quien piensa que puede vivir sólo, solo con los suyos, sin relacionarse con los demás (que no son los suyos) porque no los necesita, pensando que el mundo es suyo, que sabe “hacer las cosas bien” y los demás están siempre equivocados……….Pónganle ustedes nombre a esto.
    Saludos,

    Le gusta a 1 persona

  2. Gracias por el comentario, Martha Luz. Trump utilizó la palabra ‘carnage’ en su discurso de inauguración para referirse a los años de Obama. Qué locura! Carnage (carnicería) es lo que va a crear él como siga con tales medidas. Saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s